¿Por qué aprender más de un idioma?

Earth is my friend

El inglés es sin duda el idioma al cual estamos más expuestos después de nuestra lengua materna. Lo tenemos en los medios de comunicación, el cine, la música; esto sin contar con las nuevas “palabritas” que nos encanta adoptar a los peruanos en nuestro lenguaje diario. Actualmente, el saber inglés no se trata solamente de ser “cool”. Va más allá. Muchos sabemos que el principal objetivo de la enseñanza de un segundo idioma es su competencia comunicativa. Sin embargo, pocos sabemos que nos puede beneficiar en más de una forma.

 

Para comenzar, el aprendizaje del inglés nos permite tomar conciencia del mundo que nos rodea. Esto hace que el niño se dé cuenta que hay códigos de comunicación distintos a los suyos. Descubre otras culturas y maneras de pensar,  aprende a tolerarlas y valorarlas. Al ser capaces de entender mejor a los demás y sus distintas realidades, nos convertimos en ciudadanos del mundo. Debemos recordar que el hombre es un ser social y que los idiomas le permiten conectarse con su entorno.

 

De otro lado, el aprender un segundo idioma en edades tempranas estimula el cerebro y la parte encargada de la fluidez verbal. Por lo tanto, posibilita desarrollar el doble de conexiones neuronales que las habituales, lo que a su vez permite una mayor capacidad de pensamiento abstracto. Incluso, el saber más de un idioma nos permite desarrollar una mayor conciencia fonológica, facilitando el aprendizaje de más idiomas.

 

En conclusión, el saber inglés no solo nos permite lidiar con las actuales exigencias sociales o laborales, sino que también nos da otras ventajas. Por experiencia, puedo decir que luego de aprender inglés, el francés no fue tan complicado, a pesar de que ambos idiomas tienen distintas estructuras gramaticales y sonidos. Después de trabajar unos meses con filipinos, lograba entender algo de tagalo.  Posteriormente, el hablar hindi no fue tan difícil. Ahora estoy en la búsqueda de un nuevo idioma. So, are you ready to learn?

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Arte, arte y más arte

Children-drawing

 

La educación artística, como la conocimos, fue un curso más de la larga lista que llevamos a lo largo de nuestra escolaridad. Antes se ceñía a seguir paso a paso las indicaciones del profesor o las de algún libro de “arte” sugerido para el grado y no se aprovechaban todas las posibilidades que brindaba al estudiante para expresarse de manera espontánea y a la vez desarrollar habilidades y capacidades.

 

En estos días, la educación artística, dentro de la escuela, busca desarrollar posibilidades de expresión a través del uso de diversas técnicas y manifestaciones, y también fomentar en el niño el gusto, interés y la capacidad de apreciar diversas manifestaciones artísticas, como la música y el canto, la plástica, la danza y el teatro.

 

Como maestros, contamos con actividades muy diversas de apreciación y expresión, para poder seleccionar y combinar con flexibilidad, no solo para utilizarlas en contenidos programados dentro del aula, sino también fuera de ella. El arte también surge de manera espontánea por la curiosidad de los niños y se puede aprovechar la motivación y sensibilidad de los mismos para ayudarlos a observar características, a comentar y reflexionar.

 

Por su naturaleza, debería ser considerada una herramienta importante que no debe limitarse a ser una asignatura de una vez por semana, sino relacionarse e integrarse con otras áreas. Dentro de un mismo proyecto, sea de ciencias, historia u otro curso, los niños pueden realizar dibujos, crear canciones o comentar sobre obras del pasado.

 

Por otro lado, su influencia positiva en el desarrollo creativo y expresivo en los niños no se ciñe únicamente al ámbito escolar. La actividad artística puede ser aprovechada en su tiempo libre y en familia. El arte no tiene por qué ser aburrido, en estos días contamos con más museos, sitios históricos y espectáculos a nuestro alcance. Sin mencionar la tecnología que nos permite “viajar” y conocer los que no lo están.

 

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn