Talleres de Oficios en Villa Per Se

_MG_3881 (1)

Durante 20 años de investigación y experimentación con niños que le llevaban a terapias, Ivette Carrión, creadora del Método Asiri, notó que estos niños que necesitaban tratamientos por déficit de atención, hiperactividad y otros tantos diagnósticos de hoy en día, disfrutaban mucho haciendo diferentes tipos de labores. Pudo constatar que el trabajo con madera, el martillar, el armar, el crear y dar forma a los materiales de reciclaje y otros; el pintar, el jugar con arena y arcilla llenaban sus expectativas y lograban concentrarlos y entretenerlos. Así es como los oficios se convirtieron en el corazón de este método de enseñanza.

También pudo ver cómo disfrutaban haciendo proyectos y cómo éstos necesitaban integrar  más de un área de aprendizaje, a diferencia de presentar los cursos separados y aislados como se enseñaba antes y, probablemente, aún hoy se enseña así en muchas escuelas.

Entonces, la combinación proyecto – oficios parecía muy potente, por lo cual, estructuró proyectos semanales que cumplieran con la estructura curricular del Ministerio de Educación grado por grado. Estos proyectos debían tener un inicio, un proceso y un final porque era necesario mantener una ESTRUCTURA, debían ir a la par con el DCN y, lo más importante, TENÍA QUE CAPTURAR LA ATENCIÓN DEL NIÑO/JOVEN PARA INVOLUCRARLO Y HACERLO DISFRUTAR DEL PROCESO DE APRENDIZAJE.

De esta manera,  el inicio sería EL SENTIR, el proceso sería EL HACER y el final sería EL PENSAR, dándole el cierre al proyecto para pasar al siguiente. Hay quienes piensan que trabajar de esta manera puede ser desorganizado ya que rompe con el paradigma de la educación tradicional pero  Ivette pensó en todo: Los proyectos son trabajados desde diferentes áreas (o cursos) a través de los oficios, permitiendo a los niños y jóvenes EL HACER.

Para llevar a cabo estos proyectos contamos con nuestras aulas – taller, es decir, los salones  cuentan con todo lo necesario para  implementar uno o dos oficios.

Así es como tenemos nuestra aula – taller de Alfarería y Escultura, otra de Textilería, una aula para Danza y así, las de Teatro, Pintura, Cocina, Carpintería, Agricultura (además de las TiNis del biohuerto), Albañilería, Filosofía, Astronomía y Música y, finalmente, Ingeniería.

Además del trabajar con oficios dentro de cada proyecto; tenemos una hora semanal de Carpintería, donde se diseñan otros proyectos; asimismo, tenemos una hora de Albañilería donde pueden preparar bloques de adobe o eco ladrillos con botellas plásticas rellenas con materiales reciclables y especialmente de los no reciclables (por ejemplo, envolturas metálicas de galletas y piqueos). También tienen dos horas de Música, otra de Arte, dos para psicomotricidad. De esta manera, EL APRENDIZAJE SE HACE DIVERTIDO Y DE CONTINUO MOVIMIENTO.

Los chicos pasan de un salón a otro como en la universidad, para desarrollar, desde pequeños,  el oficio que corresponde. Es preciso cuidar cada detalle durante la programación y organización de la semana,  de tal manera que el uso de las aulas – taller sea fluido. Integrar proyectos con oficios para enseñar lo que el Diseño Curricular Nacional exige, teniendo presente iniciar la semana con el sentir, continuar dando énfasis al hacer, para terminar con el pensar o meta cognición, que es muy importante para la evaluación de los maestros pero, más aún, para los mismos estudiantes. ¿SE PUEDE PEDIR MÁS ESTRUCTURA?

Y los chicos se vuelven hábiles en uno u otro oficio y saben cuál(es) les gusta y les permite conocer lo que quieren estudiar desde edades tempranas.

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Aprendo a Mi Tiempo, no al Tuyo

“Quien te escribe soy tu estudiante, soy un niñ@ que está aprendiendo de todo en la vida de a poquitos y cuando mi mamita o papito me dejan en el colegio, sólo dependo de ti.
Tengo 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 11años.
No lo sé todo, a veces no sé nada porque me llevaron a un médico que dice que tengo trastornos de no sé qué en mi cabecita.

¿Sabes? No entiendo qué es eso, lo peor es que en mi casa tampoco lo entienden, mi mami pelea con mi papá y le dice que es su culpa. Pero creo que es la mía porque…… no sé comportarme: No cumplo reglas, tiro mi mochila, pateo la silla, pego y muerdo a mis compañeritos, me escondo en el salón para que nadie me vea.
No juego con nadie de mis compañeros porque no puedo hablar bien, tampoco oigo, ellos no me entienden.
Hago movimientos raros que les molestan a las personas grandes, pero mi cabecita dice una cosa y mi manito hace otra.

Tengo miedo y estoy muy asustado! Me siento muy triste y tampoco sé expresarlo porque nadie me enseña, ni me dice a mí qué es un trastorno, qué es este problema. Hay consecuencias, me dicen! Quizá haga peor las cosas.

Cuando te veo en el colegio yo espero que tú, mi profesora, me ayudes. Te veo todos los días y siento que te quiero, eso sí lo sé. Siento que tú me guías, que me enseñas, que me abres mi loncherita para que coma lo que mami me envía. Yo te pido……. que trates de entenderme, tenerme paciencia, no me grites ni te alteres, no te pongas nerviosa, no me ignores cuando mi crisis es extrema, estoy perdido entre mi casa y mi escuela, qué será de mí cuando esté más grande.

Tengo problemas, sí, acéptame como soy; cuando mi mano y mis dedos se mueven solos, te digo “¡ Ayudame!”, cuando me porto mal y no cumplo reglas, ¡entiendeme! Cuando pateo la mesa o la silla, sólo abrázame, no me digas con tono fuerte ¡Aquí hay consecuencias! Porque las consecuencias cuando sea grande tú no las verás.

Tengo miedo cuando llamas a mi papito o mami, porque ellos también pierden la paciencia y me pegan o me comparan con mi hermanito que no da problemas. O no me sacan a la calle por vergüenza, para que no les pregunten por mí. Como ves, también tengo muchos problemas y eso que soy chiquito.

Ten tolerancia, paciencia, hazme reír, búscame para ayudarme, dame tu tiempo. Voy a intentar cambiar, porque aún soy pequeño pero, a medida que crezca, iré cambiando para mejor, o quizá siga así. Nadie lo sabe.

Escucho que quieres que te den tips para corregirme pero no los hay quizás, ¿sabes por qué?  Porque soy Un Ser Humano, soy individual, nací con lo que tengo, es posible que no cambie nunca. Sólo tengo un nombre……… el que me pusieron mi mamá y papá, y el otro que me puso ese médico al que me llevaron, porque dicen que soy diferente.

Pero también tengo algo que decirte, y eso sí lo siento: Te quiero mucho.”

Ahora, quien escribe es una psicóloga: “Profes, no hay tips, sólo nombres de los diagnósticos, ellos irán cambiando. Los niños irán creciendo, los verán llegar a sus metas, despacio y a sus tiempos, no a los suyos.
Todos sus  niños son especiales.”

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Proceso de Lectoescritura y Recomendaciones para Reforzar Aprendizajes

Muchos padres nos preguntan: ¿Cómo aprendemos lectoescritura y matemáticas?

La respuesta es, de la misma forma en que aprendemos todo en Villa Per Se, mediante interesantes proyectos y con una estructura que no se nota por ser muy divertida. Cada semana damos énfasis a diferentes temas y objetivos. Allí integramos las áreas de aprendizaje. Partimos del SENTIR, generalmente con una historia donde se presentan problemas que los alumnos ayudan a resolver, allí se ponen en el lugar del otro, buscan alternativas de solución, experimentan diferentes emociones, etc. Luego viene el HACER, donde se pone a prueba su imaginación, iniciativa, proactividad, y elaboran un producto. Finalmente está el PENSAR donde los aprendices recuerdan el proceso desde el inicio, ¿qué hicieron? ¿Cómo lo hicieron? Evalúan si funcionó, para qué sirvió, qué salió bien, qué pueden mejorar, lo cual, sería la “meta cognición” y que ASIRI denomina “ingeniería inversa”.

¿Cómo es la lectoescritura?

Basándonos en un enfoque constructivista, la primera palabra que los niños escriben es su nombre, nada más cercano a ellos mismos, conocen las letras de su propio nombre y poco a poco conocen cómo se escriben los nombres de sus compañeros y los nombres de sus padres. Consideramos que si no hay emoción, no habrá aprendizaje. Por este motivo, en Villa Per Se no tenemos reglas para presentar las letras. Imagínense si una niña se llamara Zaida o Zoe, lo que tendría que esperar para que su nombre pudiera ser escrito y reconocido por sus amigos si tuviéramos que respetar un orden particular.

En lo que ponemos especial atención es en el trazo correcto de número y letras. Lo hacemos desde pequeños para evitar fijar malos patrones. Lo mismo que con el correcto uso de las herramientas como tijeras, lápices, plumones, etc. El trazo es siempre de arriba hacia abajo y de izquierda a derecha.

Otra pregunta que hacen los padres es ¿Cómo puedo ayudar desde casa?

Aquí les dejamos algunos consejos, sobre todo ahora que entran de vacaciones:

Leer cuentos a sus hijos antes de dormir es un hábito maravilloso que tendrá efectos importantes en los pequeños ya que aumenta su vocabulario, comprensión y atención, entre otros beneficios de relación padre-hijo.

Jugar en el carro juegos como: Ha llegado un barco cargado de…frutas. (Colores, animales, etc.)

Jugar Veo – Veo en la calle, en la casa, en el carro y describes algo que estás mirando nombrando el color, la forma, el uso, el sonido, etc.

Hacer adivinanzas, inventar rimas divertidas usando sus nombres o inventar palabras graciosas y largas o cortas.

Ha llegado un barco cargado de palabras que empiezan con el sonido: ma, pa, la, vocales, etc.)

Cantar muchas canciones, repetir trabalenguas, memorizar rimas, poesías y otros es también muy útil.

Los  juegos de mesa con dados y tableros: dominó, ludo, tres en raya, escaleras y serpientes, etc. Son una ayuda increíble para las matemáticas, ya que cuentan y suman pero también sirve para respetar turnos y tolerar la frustración.

Otros juegos recomendados para reunir a la familia son: cartas, casino, UNO, Twister, charadas, Pictionary, Clue, Monopoly, Cranium, etc.

Salir al parque, correr, saltar, patear pelotas, lanzar y agarrar pelotas en el aire, trepar árboles, chapadas, escondidas, cucurucho, soplar burbujas, jugar con globos.

Observar animales y describirlos, inventar adivinanzas sobre ellos.

Preparar masas, sándwiches, jugos en la cocina.

Experimentar usando todos los sentidos con diferentes texturas.

Poner la mesa: si somos 4. ¿Cuántos vasos necesitamos? ¿Cuántos individuales? Etc.

Doblar las servilletas en triángulos, servir el refresco en los vasos, rayar la zanahoria, pelar arvejitas, pelar huevos duros, mandarinas, plátanos, ayudan a desarrollar la motricidad fina.

Si una pizza tiene 8 pedazos y somos 4. ¿Cuánto le toca a cada uno? (matemáticas)

Si tenemos 2 manzanas y somos 4 en la mesa. ¿Qué podemos hacer? (matemáticas)

Describir una foto familiar, un cuadro (comunicación, desarrollo del lenguaje)

Contar un cuento, inventar un cuento, recordar una película (organización del pensamiento, secuencia, orden, etc.)

La vida cotidiana es un continuo aprendizaje, el tiempo que pasas con tus hijos es muy importante pues de esa interacción salen mil preguntas y experiencias. Date un tiempo para escucharlo y conversar. Presta atención y verás que cada día surgen nuevos retos.

En Villa Per Se los niños y niñas juegan todo el día, por eso son felices, pues el juego es  para nosotros la mejor oportunidad de aprendizaje. Estas actividades, llevadas con mucha creatividad, de la mano del Diseño Curricular Nacional del Ministerio de Educación, hacen que el aprendizaje sea divertido y, por lo tanto, grabado en sus mentes…para no irse nunca.

Muchos padres nos preguntan: ¿Cómo aprendemos lectoescritura y matemáticas?

La respuesta es, de la misma forma en que aprendemos todo en Villa Per Se, mediante interesantes proyectos y con una estructura que no se nota por ser muy divertida. Cada semana damos énfasis a diferentes temas y objetivos. Allí integramos las áreas de aprendizaje. Partimos del SENTIR, generalmente con una historia donde se presentan problemas que los alumnos ayudan a resolver, allí se ponen en el lugar del otro, buscan alternativas de solución, experimentan diferentes emociones, etc. Luego viene el HACER, donde se pone a prueba su imaginación, iniciativa, proactividad, y elaboran un producto. Finalmente está el PENSAR donde los aprendices recuerdan el proceso desde el inicio, ¿qué hicieron? ¿Cómo lo hicieron? Evalúan si funcionó, para qué sirvió, qué salió bien, qué pueden mejorar, lo cual, sería la “meta cognición” y que ASIRI denomina “ingeniería inversa”.

¿Cómo es la lectoescritura?

Basándonos en un enfoque constructivista, la primera palabra que los niños escriben es su nombre, nada más cercano a ellos mismos, conocen las letras de su propio nombre y poco a poco conocen cómo se escriben los nombres de sus compañeros y los nombres de sus padres. Consideramos que si no hay emoción, no habrá aprendizaje. Por este motivo, en Villa Per Se no tenemos reglas para presentar las letras. Imagínense si una niña se llamara Zaida o Zoe, lo que tendría que esperar para que su nombre pudiera ser escrito y reconocido por sus amigos si tuviéramos que respetar un orden particular.

En lo que ponemos especial atención es en el trazo correcto de número y letras. Lo hacemos desde pequeños para evitar fijar malos patrones. Lo mismo que con el correcto uso de las herramientas como tijeras, lápices, plumones, etc. El trazo es siempre de arriba hacia abajo y de izquierda a derecha.

Otra pregunta que hacen los padres es ¿Cómo puedo ayudar desde casa?

Aquí les dejamos algunos consejos, sobre todo ahora que entran de vacaciones:

Leer cuentos a sus hijos antes de dormir es un hábito maravilloso que tendrá efectos importantes en los pequeños ya que aumenta su vocabulario, comprensión y atención, entre otros beneficios de relación padre-hijo.

Jugar en el carro juegos como: Ha llegado un barco cargado de…frutas. (Colores, animales, etc.)

Jugar Veo – Veo en la calle, en la casa, en el carro y describes algo que estás mirando nombrando el color, la forma, el uso, el sonido, etc.

Hacer adivinanzas, inventar rimas divertidas usando sus nombres o inventar palabras graciosas y largas o cortas.

Ha llegado un barco cargado de palabras que empiezan con el sonido: ma, pa, la, vocales, etc.)

Cantar muchas canciones, repetir trabalenguas, memorizar rimas, poesías y otros es también muy útil.

Los  juegos de mesa con dados y tableros: dominó, ludo, tres en raya, escaleras y serpientes, etc. Son una ayuda increíble para las matemáticas, ya que cuentan y suman pero también sirve para respetar turnos y tolerar la frustración.

Otros juegos recomendados para reunir a la familia son: cartas, casino, UNO, Twister, charadas, Pictionary, Clue, Monopoly, Cranium, etc.

Salir al parque, correr, saltar, patear pelotas, lanzar y agarrar pelotas en el aire, trepar árboles, chapadas, escondidas, cucurucho, soplar burbujas, jugar con globos.

Observar animales y describirlos, inventar adivinanzas sobre ellos.

Preparar masas, sándwiches, jugos en la cocina.

Experimentar usando todos los sentidos con diferentes texturas.

Poner la mesa: si somos 4. ¿Cuántos vasos necesitamos? ¿Cuántos individuales? Etc.

Doblar las servilletas en triángulos, servir el refresco en los vasos, rayar la zanahoria, pelar arvejitas, pelar huevos duros, mandarinas, plátanos, ayudan a desarrollar la motricidad fina.

Si una pizza tiene 8 pedazos y somos 4. ¿Cuánto le toca a cada uno? (matemáticas)

Si tenemos 2 manzanas y somos 4 en la mesa. ¿Qué podemos hacer? (matemáticas)

Describir una foto familiar, un cuadro (comunicación, desarrollo del lenguaje)

Contar un cuento, inventar un cuento, recordar una película (organización del pensamiento, secuencia, orden, etc.)

La vida cotidiana es un continuo aprendizaje, el tiempo que pasas con tus hijos es muy importante pues de esa interacción salen mil preguntas y experiencias. Date un tiempo para escucharlo y conversar. Presta atención y verás que cada día surgen nuevos retos.

En Villa Per Se los niños y niñas juegan todo el día, por eso son felices, pues el juego es  para nosotros la mejor oportunidad de aprendizaje. Estas actividades, llevadas con mucha creatividad, de la mano del Diseño Curricular Nacional del Ministerio de Educación, hacen que el aprendizaje sea divertido y, por lo tanto, grabado en sus mentes…para no irse nunca.

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Nuestro Primer Campamento

Miércoles 22 de Junio 2016, empieza la aventura, los niños llegan emocionados cargados de mochilas, despidiéndose de sus papás y mamás. Por otro lado, veo la cara de los padres más nerviosos y hasta con lágrimas en los ojos, quizá pensando que no lo van a poder hacer, prediciendo que van a querer que los recojan apenas lleguen. Felizmente todos esos pensamientos estaban errados, ha sido una experiencia maravillosa, llena de aprendizaje, amor, crecimiento, estrechando lazos que van a durar mucho tiempo.

Las actividades estaban perfectamente programadas y cronometradas…en el camino me voy dando cuenta de que el objetivo del paseo no se remite solo a eso, hay que SENTIR, hay que dar tiempo a disfrutar de cada vivencia, no hay por qué apurarnos, no hay por qué hacerlo todo, si los niños desean más tiempo para explorar en la ribera del río, pues, dejémosles. Me pregunto cuántos de ellos han visitado antes un lugar como éste, cuántos viven en departamentos y se lavan las manos cada vez que se ensucian, cuántos de ellos nunca antes observaron piedras, ramas, bichos, tantas cosas como lo están haciendo en este momento. Quiero guardar este paisaje en mi retina para siempre, escucho a los niños conversando tan felices de temas científicos como ¿Por qué ese sapo es blanco? ¿De dónde salió este hueso? ¿Por qué estas piedras son más lisas? ¿Por qué hay algas al fondo del agua? ¿Ese es un pez o un renacuajo? Todos se ayudan a cruzar de un lado al otro, bajan sentados un camino empinado, los más intrépidos van adelante, los demás los siguen. Caminan usando palos a manera de bastón, luego los usan como cañas de pescar, los comparan, ¿Cuál es más largo?

Les toca tomar decisiones, qué desean tomar de desayuno, cada uno se sirve, llevan sus platos, hay jugos de diferentes frutas, yogures, fruta fresca, ellos pelan sus plátanos, mandarinas, sus huevos duros, repiten la comida que más les gustó, prueban sabores diferentes sin ninguna presión.

Para muchos es la primera vez que se bañan solos, son responsables de cuidar su ropa, de ver si está sucia o limpia. Elijen cómo se van a vestir cada día. Combinan como les provoca y todo se ve bien, hay muchos colores, se nota alegría, orgullo de estar creciendo.

En la noche hay fogata, marshmellows y hasta el esperado cuento de terror, los más grandes dicen que ese cuento da más pena que miedo, otros gritan y corren con esa mezcla de curiosidad y temor, nos vamos a la cama exhaustos riendo felices contando las anécdotas del día hasta quedar dormidos, las voces se van apagando hasta llegar al silencio total.

Segundo día, caminata a las ruinas, en fila los exploradores caminan curiosos al descubrir que en ese lugar hace muchos años vivieron “los antiguos peruanos” como hemos decidido llamarlos. Ven las paredes hechas de barro de la misma manera que ellos hacen en su taller de “Masonry” con Edu y Fiorella; encuentran huesos, pedazos de cerámica, piedras, ramas y empiezan las teorías ¿De dónde viene esto? ¿Qué pasó con la gente que vivió aquí? Se murieron, dice un niño, pelearon guerras y los mataron, dice otro. Los incas sólo vivieron en Cuzco, dice una niña, ¡NO! Vivieron por todo el Perú, ¿verdad? La maestra les devuelve la pregunta, ¿tú qué crees? Es maravillosos escuchar a cada uno con sus hipótesis y teorías tratando de explicar qué sucedió. Es lindo que algunos usen su imaginación para inventar, otros partan de lo que les contaron sus padres, otros complementan sus ideas, se hablan con respeto, todo vale, así continúan aprendiendo, así van hilando un conocimiento con el siguiente. Estar en las ruinas, es algo poderoso, no las están viendo en la computadora, son parte de la historia, es emocionante, es vivenciar y transportarte al pasado de forma mágica.

Esta noche es todo un reto, hay más cansancio, más aventuras, empiezan a manifestar que extrañan a su mamá, a su papá y demás familiares, algún niño llora, entonces empieza una cadena de empatía, niños preocupados por sus amigos, abrazos, frases de cariño, consejos, se cuidan, se quieren, este es el momento en el que se ve la preocupación de unos por otros, se sienten parte de una tribu, se protegen, se calman, surge un vínculo fuerte de amistad, se sienten mejor, se calman unos a otros. Las maestras contienen, están presentes pero son los niños y niñas quienes resuelven y son protagonistas de esta situación tan íntima que quedará impresa en sus corazones y en los nuestros también.

Último día, ya se sienten dueños del lugar, corren y juegan desde muy temprano, todos se han bañado…o casi todos, están en el saltarín muy emocionados, ya empacaron y ordenaron, han tendido sus camas y revisaron el cuarto, todo está perfecto. ¡Lo han logrado! Dos noches fuera de casa. Los veo más grandes, han crecido tanto, se siente en el ambiente, los veo más unidos, luego de esta experiencia, son familia. Se dan cuenta si falta uno antes que las maestras, buscan a todos, se reúnen, entran al comedor para el desayuno. Las caras son de tranquilidad, de felicidad, saben que pueden hacer muchas cosas sin ayuda. Son campeones, están listos para volver a casa a contar a sus padres todo lo vivido. Una gran experiencia, debemos confesar que también teníamos miedo pero todos lo hemos logrado. Estamos listos para la siguiente aventura.

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn