Ramadán

Este mes de junio es el mes de ayuno islámico. Para los musulmanes se trata de un momento muy especial del año, hay quien lo explica como si fuera una Navidad que dura un mes. Cada noche, al ocultarse el sol, se rompe el ayuno y, cada ruptura (se le suele llamar ‘iftar’), vendría a ser una especie de Nochebuena. Las familias se juntan, los amigos se llaman y se felicitan. Es un ambiente festivo porque el Ramadán brinda a los creyentes una oportunidad única de reforzar su relación con Dios –Allah [que es como se refieren a Dios los musulmanes] y a la vez se estrechan los lazos comunitarios. Cada noche, tras la última de las cinco oraciones diarias -el ayuno se rompe tras la cuarta– hay un rezo especial y las mezquitas se llenan. Es un momento importante para los musulmanes. Decir ‘Feliz Ramadán’, ‘Ramadán Mubarak’ o ’Ramadán Kareem’, por ejemplo, es un bonito gesto para con ellos. Los musulmanes tienen la firme voluntad de ayunar y lo hacen convencidos de los beneficios que les reporta. El ayuno es no comer ni beber desde que sale hasta que se oculta el sol. Quienes quieran tener un detalle con un musulmán en estas fechas, regalar unos dátiles o algún dulce (que no lleve manteca de cerdo) es una buena idea.

Pero ¿por qué ayunan todo un mes? En resumidas cuentas es uno de los cinco pilares del islam, es decir, una obligación para los musulmanes. En este noveno mes del calendario lunar, que rige el calendario islámico y, por ello, la fecha cambia cada año, el Corán fue revelado al Profeta Mahoma, como una Guía para alcanzar el éxito en esta vida y en la otra. A quienes ayunan con sinceridad les son perdonadas las faltas, además de que en este mes todas las buenas obras tienen una mayor recompensa. Es un momento de recarga espiritual y de estrechar los lazos y saldar rencillas con la familia y la comunidad. Además, los musulmanes creen que el ayuno les reporta beneficios físicos y les ayuda a conectarse con los que menos tienen y ser así más generosos, entre otras cosas.

Los otros cuatro pilares son: la profesión de fe, es decir, creer de corazón en que Allah es uno y único y que Mahoma es su Profeta; el rezo, que se hace cinco veces al día a diferentes horas que cambian con el movimiento del sol; el pago de la limosna anual, cuyo valor corresponde a un porcentaje concreto de los ahorros de cada musulmán, y la peregrinación a La Meca, si se dispone de salud y medios. A pesar del ayuno y de las dificultades que entraña, los musulmanes suelen mantener sus obligaciones cotidianas. El mundo no se para. Como muestra de respeto y solidaridad, otras iglesias suelen acudir a actividades diversas en mezquitas, iglesias y sinagogas para mostrar que “es posible ser alguien con valores occidentales y liberales y a la vez ser musulmán”.

La mejor manera de entender las creencias de otros es, asegura, compartiendo experiencias. El Islam es una religión de paz y amor, como todas, y los chicos de Villa Per Se así lo aprendieron durante este mes.

¡Feliz Ramadán!

 

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Afirmaciones Positivas

Este mes estamos con nuestras afirmaciones positivas para poder trabajarlas en conjunto casa y escuela.

¿Qué son las afirmaciones positivas?

Son declaraciones que manifestamos y queremos que sean ciertas para nosotros.

Cómo funcionan en nuestra mente?

Funcionan  con una idea. A manera de sinónimo, podemos identificar una imagen, un símbolo, un pensamiento como la voluntad de llevar a cabo una acción.

Estas afirmaciones positivas también ocurren con nuestras vidas personales: según pensemos, según visualicemos nuestras vidas, así será nuestra realidad y nuestra experiencia.

Es muy importante tener en cuenta cómo hablamos, pues las palabras son energía y cuando estamos hablando, estamos creando. Estar, así, atentos al lenguaje que utilizamos, tanto en nuestra relación con los demás, como con nosotros mismos (nuestro diálogo interior) es esencial. Y aquí es donde entran en juego las afirmaciones positivas.

Debemos tener en cuenta que nuestra mente no entiende el “no”, directamente lo elimina como si no existiese en la oración. Así, si nosotros decimos “no quiero estar enfermo”, nuestra mente se salta el “no” y se queda únicamente con el “quiero estar enfermo”. De ahí la importancia de utilizar palabras y oraciones en positivo/afirmativo.

Las afirmaciones positivas deben tener tres elementos básicos

·         Estar redactadas o dichas en primera persona, utilizando el tiempo verbal presente y usando un lenguaje positivo/afirmativo.

·         Deben tener un efecto emocional.

·         Deben ser ciertas para ti.

A continuación, una lista de 50 afirmaciones positivas para decirle siempre a los niños.

Mostrarle tu confianza

  • “Confío en ti”.
  • ”Creo en ti“.
  • ”Respeto tu decisión“.
  • “No es tan fácil, pero sé que podrás lograrlo”
  • “Estás haciendo lo correcto“.
  • ”Entiendes bien lo que pasa”
  • “¿Cómo lo lograste?”
  • ”¡Enséñame cómo lo haces!“.
  • ”Lo haces mejor que antes, estás mejorando aún más“
  • “Me parece que lo haces bien”.

Reconocer el esfuerzo y/o el sufrimiento

  • ”Veo que trabajaste mucho para lograrlo“.
  • ”Veo que te esforzaste mucho, sigue así“.
  • “Te esforzaste y te salió muy bien”
  • “Me gusta cómo lo haces“
  • ”Me imagino cuánto tiempo tardaste en hacerlo, así se hace”
  • “¡Sé cuánto te esforzaste para lograrlo!”
  • “Has debido planearlo muy bien para que resultara algo tan bueno“
  • ”Tus esfuerzos se recompensaron con un buen resultado, te felicito“

Agradecer por el tiempo que han pasado juntos

  • “El tiempo que pasamos juntos es muy importante para mí”.
  • ”Ya estoy esperando a que juguemos mañana“
  • ”Eres alguien interesante”.
  • “Me gustó mucho jugar contigo”.
  • “Estoy feliz de tenerte cerca“.
  • ”Me siento muy bien a tu lado”.

Ayudar a valorar el resultado

  • “¿Y a tí qué te parece?”
  • ”Me imagino que debes sentirte muy bien“
  • ”¿Y qué es lo que más te gusta?“
  • “¿Qué opinas de eso?”
  • ”¿Te gusta cómo quedó?“
  • ”¿Qué piensas, te salió mejor que la vez pasada?“
  • “¿Cómo te sientes respecto a eso?”

Agradecer por la ayuda o contribución

  • “Muchas gracias por haber….(cuando es algo positivo)“.
  • ”Gracias por lo que hiciste”.
  • “Gracias por tu ayuda”.
  • ”Gracias por entenderlo“.
  • ”Eso me ayuda mucho, te lo agradezco“.
  • “Eres un muy buen ayudante”
  • ”Gracias a tu ayuda tardé menos en acabar“.
  • ”Como me ayudaste ahora todo está limpio“.

Describir lo que ves

  • “¡Wow, qué limpia está tu habitación!”
  • “¡Qué bien que la cama esté tendida!“
  • ”¡Qué colores tan vivos los que usas!”
  • “¡Veo que te has esforzado mucho!”
  • “¡Tú mismo lo hiciste, te felicito!“

Describir lo que sientes

  • ”Me gusta mucho hacer esto contigo!“.
  • “Me siento feliz de estar en casa”.
  • ”Creo que somos un equipo“.
  • ”Me gusta oirte decir eso”.
  • “Estoy feliz de tenerte”.
  • “Me siento muy bien cuando me ayudas”.

Fuente: ipsyholog

 

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Pajama Party

Estimadas familias de Villa Per Se :

Queremos compartir con ustedes un corto vídeo de lo que hicimos con los niños en nuestra primera piyamada.

Ésta colmó todas nuestras expectativas. Se afianzaron lazos de amistad, estrecharon vínculos de convivencia, superaron miedos o temores; hicieron juegos cooperativos que luego los ayudarán a trabajar en equipo y asumir responsabilidades dentro de una comunidad. Fortalecieron el vínculo con la misma naturaleza de su escuela y pudieron comprobar que pueden confiar entre ellos y sus profesoras en un lugar ajeno a casa fuera de un horario escolar.

Villa Per Se quiere agradecerles la confianza y a cada una de las maestras y miembros que trabajan en esta comunidad por la buena disposición, cariño y cuidado que pusieron en cada uno de los pequeños en las actividades realizadas y en el cuidado del alma, que calarán en ellos como días que nunca olvidarán.

Según Bruno Bettelheim:
“Si deseamos vivir, no momento a momento, sino siendo realmente conscientes de nuestra existencia, nuestra necesidad más urgente y difícil es la de encontrar un significado a nuestras vidas.”

https://flipagram.com/f/q3Ad09mMlS

Sinceramente,
Angélica Noriega

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Una Semana en Villa Per Se

Esta semana en Tercer Grado trabajamos el proyecto: ¨ I am a Holistic Human Being: Mind, Body and Spirit¨.

El propósito de la semana fue que nuestr@s niñ@s aprendieran a balancear sus alimentos de acuerdo a su real necesidad. Y así, se convirtieron en filósofos y se preguntaron: ¿Qué es importante para estar sanos de cuerpo, mente y espíritu.?“¿Cómo alimentas tu cuerpo? ¿Necesitas alimentar tu mente? ¿Cómo podríamos alimentar el espíritu?”

Se volvieron agricultores y del almácigo pasaron sus plantas a nuestra TiNi, ahora son responsables de cuidarlas para que crezcan bien. Reconocieron la relación entre la luna y el proceso de la agricultura, pudieron usar galletas con relleno para aprenderse en inglés y castellano los nombres de las fases lunares.

Se volvieron cocineros e hicieron pizza, así y con material concreto entramos al tema de fracciones y en qué las podemos utilizar. También jugamos “Battleship”, para seguir reforzando cuadros de doble entrada. Después de averiguar algunas variedades de papas, hicimos una Pachamanca e investigamos que en quechua, “Pacha” significa tierra y “manca”, cocina.

También trabajamos el oficio de alfarero, en arcilla hicimos nuestros potes de cerámica como los antiguos peruanos. En carpintería, estamos trabajando el Totem para nuestra TiNi. Como todas las semanas fuimos a la sala de psicomotricidad. Antes de usarla, recordamos siempre que: nos respetamos, respetamos a los demás y a nuestro entorno; esta vez hicimos caídas libres y tiros en puntería con las bolas en una linda construcción. También hicimos ejercicios pre deportivos al aire libre con Roberto y jugamos Jenga gigante.

Toda nuestra experiencia la hemos escrito en nuestro cuaderno y cada vez se ven más limpios y ordenados.

Recordemos que una actividad que reúne a la familia es la lectura. En esta oportunidad leeremos libros virtuales y usaremos nuestro programa Bookflix. Compartimos el video de la semana para que lo disfruten como nosotros lo hacemos en Villa Per Se.

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

¿Se está perdiendo la creatividad?

20160428_092058

“El que sólo tiene un martillo piensa que todos los problemas son clavos”. La mente es como un paracaídas, si no se abre, no funciona. Más que nunca, esta generación necesita usar la mente, la imaginación y sentido común ya que varios de los estímulos que tienen a su alcance no ayudan mucho para los fines mencionados.

Hoy los niños que se aburren, inmediatamente encienden la tele, la computadora,  Playstation, el celular, etc. Encienden algo que ya se los da todo hecho, creado e inventado.

¿Qué es la creatividad?

La creatividad es la capacidad de provocar cosas nuevas y valiosas, de llegar a conclusiones ocurrentes, de resolver problemas de una manera original para el beneficio propio y de los demás; la creatividad se cultiva (se guía y ejercita).

Yo coincido con la experta en educación e investigadora de la Universidad de East Anglia en Reino Unido, Teresa Belton, dice que “a los niños se les debe permitir que se aburran para que puedan desarrollar su capacidad innata de ser creativos.” (artículo publicado por la BBC).

Personalmente, disfruto ver a niños “que se aburren” ,  se inventan cosas para mantenerse entretenidos: dibujan, exploran en el jardín, construyen una casa con sillas y una sábana, se inventan historias y las viven, hacen coreografías de baile, etc. Imaginan, crean y se divierten, no dependen de ningún aparato electrónico para divertirse. Tod@s nacemos con una capacidad creativa que luego puede ser estimulada o no. Como todas las capacidades humanas, la creatividad puede ser desarrollada y mejorada, pero para esto hay que tener tiempo de imaginar y de pensar.

Cuando un niño se aburre, su cerebro comienza a buscar nuevas formas de entretenimiento y de ver las cosas, comienza a imaginar y crear. Y es que el juego creativo, como actividad primordial del niño, cada vez está más lejos de su alcance, debe retomarse, tanto en la escuela como en la casa.

A veces hay que dejarlos que se aburran para que empiecen a pensar. ¿Qué opina?

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

¡Te dije!

Mica

 

La predisposición de ciertas palabras hacia los niños (te vas a golpear, lo vas a perder, etc.), es un aviso basado en la interpretación absurda y desatinada del adulto que lo acompaña o está cerca.

¿Por qué desatinada? Porque cualquier adjetivo de predisposición puede influir a dar una respuesta falsa de la iniciación intencional de lo que el/la niñ@ está haciendo y, por consecuencia, se puede marcar en la vida del niñ@ para  siempre.

¿Les es familiar este ejemplo?

Una niña muy concentrada está trepando en unos juegos;  su acompañante,  distraid@ con el celular, alza la cabeza desconcertad@ y  le da un grito de “prevención” :  “Cuidado, te vas a caer”.     Efectivamente,   se cayó;  el consuelo del golpe ganado fue: “te lo dije”…

¿Qué es lo que ha sucedido?

Lo que ha sucedido en este ejemplo, es  que se ha desconcentrado a la criatura con una predisposición en vez de estar observando sus actos cerca a ella para protegerla y así, esté segura sin que le antepongan acontecimientos que le hagan perder la voluntad.

Se exponen a los niñ@s  a la motivación o desmotivación  por la clasificación que se  les hace. Este tipo de “presagios”  crean  conflictos entre el ser y hacer del niñ@, porque afecta a la toma de decisión que se fija ya que pierde concentración, o seguridad, o valor,  de lo que está haciendo.

Te vas a caer, te vas a golpear,  pórtate bien, cállate, se te va a perder, etc. Son predisposiciones  perceptivas que  recibe, interpreta y comprende como mensaje el niño o la niña. Este tipo de lenguaje  influye en las interacciones sociales de cada día, en la actitud frente a situaciones, en el interpretar y actuar del niño. Y así, por un mal uso del lenguaje y descontrol de ansiedades ajenas,  puede marcar la existencia de esa personita de por vida.

Las experiencias personales de los pequeñ@s  deben de estar acompañadas de un lenguaje motivador. Con preguntas que acompañen su proceder, tales como: ¿Qué puede pasar si….?, ¿Cómo te sentiste en….,

El adulto que Incentiva o Alienta no está interesado en la comparación del niño con otros sino más bien, en que se acepte a sí mismo y desarrolle el coraje de enfrentar las tareas difíciles. Si creemos y respetamos a nuestros niñ@s, ell@s creerán en sí mismos y se respetarán.

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Mi Experiencia con ASIRI

Janice 4

En el año 2014 fui invitada a participar de unas capacitaciones sobre la pedagogía ASIRI. Me animé a asistir movida por el deseo de explorar diferentes e innovadoras formas de educar ya que estaba acostumbrada por más de 20 años a trabajar con niños de la misma manera. Poco a poco me fui involucrando con una metodología que me parece fascinante, aproximar a los niños con el conocimiento partiendo del SENTIR, HACER y PENSAR es para mí ahora la más adecuada dinámica de trabajo. Tener la suerte de conocer a Ivette y a su equipo de gente, es una oportunidad maravillosa. Son personas que creen en el cambio y basan su trabajo en el respeto por el niño, sus necesidades e intereses. Es un trabajo serio que demanda mucha observación e interacción. Es un sistema que acoge y valora las individualidades de todos los niños inclusive a aquéllos  que quizás no encajen en una escuela tradicional, pero con el método ASIRI descubrimos  que todos tienen mucho que aportar y enseñarnos.

Durante los meses de formación teórica y práctica, trataba de aplicar en mi centro de trabajo todo lo que iba aprendiendo en la capacitación, así fue que mis niños me pedían hacer ejercicios de Brain Gym, respiración y Yoga al iniciar la jornada diaria, me esforzaba por crear historias originales, hacer rituales y de incluir actividades de movimiento en mis horas de clase, sin dejar de mencionar los mandalas que ayudaron a mis estudiantes a iniciar las actividades con mejor disposición, más  calmados y concentrados. Los resultados eran evidentes: niños y niñas más felices, involucrados totalmente, aportando ideas sin miedo, enseñándose y aprendiendo unos de otros y trabajando en comunidad. Una clase activa donde yo pasé a ser una observadora, guía y acompañante.

El año pasado (2015) tuve la suerte de trabajar en un nuevo colegio donde podía aplicar esta metodología y usar los manuales de ASIRI. En Villa Per SE debía trabajar utilizando los oficios que se proponían para cada proyecto y tener presente siempre el orden de SENTIR, HACER y PENSAR. Si bien al inicio fue difícil organizarme y necesité romper mis esquemas, explorar y experimentar actividades que antes no realizaba o evadía, poco a poco me fui sintiendo más cómoda y feliz con los resultados que iba obteniendo. Por ejemplo, planear una semana donde el tema eran las mascotas y ASIRI proponía el oficio de Astrónomo y Carpintero fue todo un reto. Investigando con mis chicos descubrimos juntos que había muchas constelaciones de animales; luego planeamos una visita al Planetario y así el proyecto fue tomando forma. Finalmente en carpintería hicieron constelaciones de su animal favorito con clavos y martillos sobre una madera que luego unieron con lanas. Aprendieron también el cuidado de las mascotas y las diferencias entre los animales domésticos y salvajes. También aprendieron a hacer posturas de yoga basadas en animales. Eso es ASIRI para mí, un universo por descubrir solo con un poco de entusiasmo y ganas de trabajar de manera diferente, confiando más en nuestros estudiantes.

Este año mi misión ya no está en hacerme cargo de un grupo de niños y niñas sino en acompañar a las maestras a trabajar en base a los proyectos que ASIRI propone. Es difícil romper esquemas y apostar por algo diferente, salir de nuestra zona cómoda para abrir nuevas puertas, pero es importante alentar a los maestros y maestras a trabajar siempre buscando el beneficio de sus estudiantes. El hecho de contar con el proceso de SENTIR, HACER Y PENSAR como marco teórico, le da al maestro una estructura que asegura al momento de planificar las actividades, un resultado de experiencia y aprendizaje activo y personalizado; así mismo, logra que un profesor nuevo se adapte fácilmente al sistema. Vemos finalmente niños y niñas que están aprendiendo a disfrutar del proceso de aprendizaje, en contacto con sus emociones, trabajando con placer y alegría y, por consiguiente, logrando un aprendizaje real que perdura en ellos toda la vida. Yo lo hice y debo decir que es una experiencia muy gratificante y posible.

Gracias Ivette! Gracias  ASIRI!

 

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

¿Es Necesario el Inicio de Clases el 1° de Marzo o, incluso, antes?

Hablaba con Angélica, Directora del Villa Per Se, y discutíamos sobre el inicio de clases en otros colegios el 1° de marzo y de otros casos en que se hacía incluso antes de esta fecha. Como especialista en educación, yo esperaba sus explicaciones a algo que, como ciudadano común, no entendía. Lo triste es que llegamos a la conclusión de que NO HABÍA UNA REAL RAZÓN PARA HACERLO. “Mientras más leo e investigo, menos razones encuentro para justificarlo”, me dijo.

Las vacaciones eran algo que en nuestra niñez disfrutábamos de una manera fantástica. En nuestro caso, llegábamos a Santa María del Mar a finales de diciembre y sólo pisábamos Lima (la ciudad) cuando teníamos que tomarnos las fotos carnet y comprábamos nuestro uniforme único, pero esto era a finales de marzo y, si teníamos suerte ese año, después de Semana Santa. En todo caso, si las clases comenzaban antes de Semana Santa, pronto la veríamos llegar para despedirnos de Santa María esa temporada. Pero en los últimos años de colegio sufrimos la decisión de las autoridades de comenzar clases el 15 de marzo, con lo cual, perdíamos dos semanas de esas maravillosas vacaciones para tener que ir a las típicas y aburridas clases escolares, un cambio de rutina del cual nunca me recuperé, de la misma manera que toda nuestra generación.

En los balnearios hay la costumbre ahora de despedir la temporada a fines de febrero y las clases de fútbol, tenis y natación de mi hijo pasaron de ser un espacio en el cual un grupo numeroso de niños revoloteaba haciendo deporte y entreteniéndose, a encontrarnos con que hoy sólo 4 participaron de la academia de fútbol. Y el sol sigue firme, quemando como en febrero y las playas están maravillosas…pero se van quedando vacías.

El sol sigue con la intensidad del verano y nuestros hijos tienen que ponerse uniformes, ¡algunos, incluso, con corbata, que los adultos queremos evitar usar nosotros mismos! Por ahí algunos se apiadan y permiten licencias para vestirse “más cómodamente” pero ya lo dicen los meteorólogos cada año que pasa: es inadecuado comenzar clases en pleno verano.

He leído comentarios de padres que piden, “al menos para lo que cobran”, que les pongan aire acondicionado, lo cual tampoco es una solución porque enferma a un niño y luego se esparce el virus entre los demás y terminamos con clases enteras enfermas; son mejores los métodos de ventilación natural que la arquitectura bioclimática permite para esos fines.

Quise ver si el problema era cumplir las horas pedagógicas que exige el ministerio y comprobé que se cumplen con creces, entonces esa no es la razón. Todo comenzó con un colegio que tiene calendario norteamericano y que siempre empezó clases en febrero/marzo pero ellos dan 5 semanas de vacaciones en junio/julio. ¿Por qué los demás debían comenzar a la par si sólo dan dos, o a lo sumo, tres semanas de vacaciones en julio?

Es entonces que me hago las siguientes preguntas:

¿Van a aprender los chicos algo sustancial esas dos semanas de calor agobiante?

¿Se harán genios estudiando dos semanas más?

¿Vale la pena el agobio que se hace pasar a los chicos para aprender más, si ese fuera el caso?

Villa Per Se no se creó solamente para hacer niños y padres felices en el propio colegio, queremos ayudar a que los padres y estudiantes sean felices en la institución educativa que estén y para eso queremos crear conciencia de estos pequeños detalles que pueden hacer una gran diferencia.

MUCHO DE LO QUE SUCEDE EN LOS COLEGIOS ES PORQUE LOS PADRES LO PERMITEN.  Si están de acuerdo con este artículo, acudan a las autoridades de sus colegios y pídanles reconsiderar el inicio de clases para el próximo año. Si no están de acuerdo, no hagan sufrir a los demás, siempre hay actividades extracurriculares, academias o talleres de verano, que son opcionales, en los que pueden inscribir a sus hijos en lugar de enviarlos al colegio y no obligatorios como el inicio de clases en verano con el que sus hijos sufren cada año y con lo que quizás no estén de acuerdo, así como los meteorólogos…y como nosotros.

 

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La Pastilla del “Pórtate Bien”

Pastilla

La profesora del colegio de mi hijo me pidió una evaluación después de muchas anotaciones en el cuaderno de tarea sobre su comportamiento en el colegio: “Conversa con sus amigos en la clase y se distrae, se mueve mucho, no presta atención, juega a la hora de la fila”.

Entonces lo llevé donde un famoso neurólogo local y, después de una “responsable, Exhaustiva y larga observación de cinco a diez minutos como máximo, fue diagnosticado con TDAH.

Parece que estas siglas del TDAH (déficit de atención e hiperactividad) fuera un virus que va en aumento en la sociedad y, en un significativo porcentaje, se debe mucho a factores sociológicos o a un mal diagnóstico.

Para curar este “virus” se usa con mucha frecuencia la “pastilla del pórtate bien” y, según el grado de avance de este “virus”, se debe ingerir un cuarto, media o una pastilla tres veces al día. Las conductas que se caracterizan por inquietud e impulsividad (hiperquinesia), en el caso de mi hijo, era una manera de expresar lo mal que se sentía por una realidad que no comprendía y lo lastimaba. No tenía palabras para expresarse. El no estaba enfermo para curar su miedo y pena por haber perdido a su papá, que había fallecido con una pastilla. El gran porcentaje de que se incremente este supuesto trastorno es porque nos estamos convirtiendo en una sociedad práctica en este tema dentro y fuera de la escuela. El trastorno de TDAH con que se etiqueta a mucho niños es el resultado del fracaso del adulto por el poco tiempo que nos tomamos para observarlo, entenderlo, acompañarlo, disfrutarlo… y luego, podríamos preguntarnos si es que estamos realmente con ellos: ¿Por qué tiene esa actitud?

¿Cuánto influye en un diagnóstico un adulto cercano? La hiperactividad que manifiesta el niño es el efecto del verdadero problema.

 

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Afirmaciones Positivas

foto gilda

El poder de las afirmaciones positivas en nuestra mente es increíble. Nos mentalizamos. Nuestro cerebro las toma como verdaderas. Las afirmaciones son para decirlas todos los días, y a más veces al día, mejor será el resultado. Con ellas podemos cambiar y mejorar cualquier aspecto de nuestra vida. Cada pensamiento y palabra que pronunciamos en una afirmación, incluso las conversaciones que sostenemos con nosotros mismos, nuestro diálogo interno, son una cadena de afirmaciones positivas o negativas.

 

Nuestras creencias no son más que patrones habituales de pensamientos aprendidos durante nuestra niñez, y aunque muchas nos benefician, otras pueden limitar nuestra habilidad para crear las cosas que realmente queremos en la vida. Tenemos que aprender a reprogramar nuestra mente, aprender a pensar y hablar de forma positiva para vencer el hábito.

 

Puedes crear tus propias afirmaciones positivas teniendo en cuenta que siempre debes expresarlas en tiempo presente  y agradeciendo por tus logros.

 

Si ejercitamos diariamente tales afirmaciones, aunque sea sólo por unos minutos, nuestro subconsciente se irá familiarizando o acostumbrando a tales pensamientos, y con el tiempo crearemos el hábito de pensar siempre con sentido de abundancia, prosperidad o éxito. Y si mientras hacemos dichas afirmaciones al mismo tiempo hacemos imágenes mentales asociadas a tales pensamientos, se irán produciendo anclajes en nuestro subconsciente con lo cual empezaremos a atraer de manera automática la abundancia y prosperidad a nuestras vidas.

 

Escrito por el equipo holístico de Villa Per Se

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn